InicioQuiénes SomosLa ConsultaTratamientosTarifasPreguntas FrecuentesContactoLocalizaciónEnlaces

General:

Inicio

Política de privacidad



“Los órganos lloran las lágrimas que los ojos se niegan a derramar”.


Sir Willian Osler


La Osteopatía es una disciplina terapéutica global que, mediante técnicas manuales, intenta devolver el equilibrio perdido. Gracias a su abordaje holístico no sólo busca la zona de dolor, sino que trata de investigar la causa y el origen del mismo para tratar de eliminarlo o minimizarlo.

Cualquier alteración en una estructura repercute en su función, provocando síntomas como dolor, pérdida de movilidad, fatiga... El objetivo de las técnicas osteopáticas es corregir, junto con la homeostasis (autorregulación del organismo), el desequilibrio entre la estructura y la función.

Principios de Osteopatía

La estructura gobierna la función: cuando la movilidad fisiológica de una estructura ha disminuido o está totalmente restringida, la función de dicha estructura se ve alterada.Unidad del cuerpo: en este principio reside la base del tratamiento global (holístico). Entre las diferentes estructuras que conforman el cuerpo (hueso, músculo, ligamentos, fascia...) existe una continuidad.

Autocuración: el organismo es capaz de buscar la homeostasis (equilibrio físico, bioquímico y mental) siempre que funcionen correctamente los sistemas inmunológico y neurovegetativo.

Ley de la arteria: gracias al sistema circulatorio nuestros tejidos reciben la nutrición y la protección que necesitan. Si hay una alteración a este nivel, la recuperación de cualquier lesión se verá retardada.

Las técnicas osteopáticas:

Según el tejido que tratemos podemos clasificar las técnicas en tres grupos:
- Osteopatía estructural: dirigida al tratamiento de un sistema músculo-esquelético. Aquí se aplican técnicas de impulso, de streching, articulatorias y funcionales, entre otras.
- Osteopatía visceral: donde se trabajan los tejidos que participan en las funciones de las vísceras como las membranas fibrosas, los músculos, los tejidos que relacionan a los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios, etc. para lo cual se aplican técnicas de deslizamiento, de impulso y funcionales para mejor movilidad a los tejidos.
- Osteopatía craneal y terapia cráneo-sacra: se utilizan técnicas para mejorar la micromovilidad de las suturas del cráneo a través de las membranas meníngeas y del líquido cefalorraquídeo. Por ejemplo, en alteraciones posturales pueden quedar afectados el paso de arterias, nervios craneales, glándulas... a su paso por orificios craneales provocando neuralgias, migrañas, vértigos...




» <<ATRAS